"Una gran compañera y talentosa bailarina y docente perteneciente a una generación de mujeres que aportaron al tango genuinidad y contenido"

Ricky Barrios

Valencia Batiuk fue una de mis primeras profesoras de Tango. Fue muy inspiradora para mi desde un lugar creativo en la utilización de todo el cuerpo en lo expresivo, combinando tango y danza desde las sutilezas del movimiento. Una búsqueda muy personal, que nadie tenía de esa manera en aquel momento.

Eugenia Parrilla

Haber tenido el honor de recibir la visión de Valencia Batiuk me regalo herramientas y confianza en el camino de búsqueda propia. Como docente, Valencia entrega de manera generosa su saber de tantos años de tango enriquecido con toda su experiencia en el campo de la danza. Si tenes la oportunidad de aprender de ella, no te lo pierdas, me lo vas a agradecer.

Dana Frigoli

Valencia Batiuk es una de las bailarinas más completas de su generación. Exigente, sensible y original como bailarina de pista y escenario, docente y organizadora. He tenido el honor de compartir con ella cada uno de los logros que ha alcanzado.

José Garófalo

Empece a bailar tango a los 27 anos en 1998. Cuando ya estaba inmerso y completamante enamorado de todo lo que significaba bailar, encontre en las clases de Valencia Batiuk muchas respuestas que tome con infinito placer. Valencia es una pedagoga sin igual a quien le debo muchisimo de lo que es hoy mi amor por el tango.

Oliver Kolker

"18 años atrás me entusiasmaba tomar clases de Tango con todo el mundo. Un día tuve la suerte de caer en la clase de Horacio Godoy y Valencia Batiuk. En ese momento la mayoría de las clases se basaban en movimientos secuenciales y “aprende como puedas”… pero dentro de todo ese mundillo tanguero me encontré con alguien que habló sobre lineas, centros, gravedad, espirales, intenciones. Fue como haber descubierto un tesoro en la playa y ahi decide quedarme por casi mas de dos años. Todos los jueves asistía religiosamente a mi clase preferida. Anotaba todo lo que me habia dicho mi maestra; ella no solamente me enseño a bailar, me abrió la mente para meterme en otras danzas y que hizo ver que bailar profesionalmente no es seguir la música haciendo buena coreo, sino que era desarrollarse constantemente, evolucionar, estudiar... pero sobre todo me enseño a ser generoso con el conocimiento.

Martín Ojeda

 “En los primeros años de la década de los ´90, el tango crece exponencialmente en Buenos Aires desde donde luego se trasladaría al resto del mundo. Las prácticas de tango se tornan constantes y varios grupos de jóvenes comienzan a investigar y desarrollar nuevas técnicas del baile y por sobre todo, un nuevo vocabulario de movimientos. El aporte de Valencia en éste proceso fue fundamental. Con muy corta edad pero inmenso talento su papel fue protagónico en la transformación del rol femenino en el tango. Su conocimiento de otras danzas y sus movimientos refinados pero a la vez potentes y exquisitos contribuyeron inmensamente a que el tango sea lo que hoy es”

Fabián Salas